Internacionales

Gobierno debe entregar a privado estación de AFE

LA EMPRESA GLEMBY LE GANÓ UN LITIGIO AL ESTADO

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) resolvió que el gobierno debe entregar a la empresa privada Glenby la ex estación central de AFE para su usufructo por 50 años tras un juicio contra el Estado.

La empresa Glenby S.A. le ganó un litigio a la Sociedad Anónima de Desarrollos Urbanísticos Fénix (Saduf), del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), por la explotación de la ex estación central de AFE. El inmueble quedó en manos del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma).

En 1998, el Poder Ejecutivo le vendió el edificio al BHU, que conformó Saduf, y luego se le otorgó la concesión a Glenby S.A. por 50 años como parte del Plan Fénix.

El juicio comenzó en 2008, cuando la empresa privada denunció a Saduf por incumplimiento de entrega del terreno, que todavía estaba en manos de AFE. Por ende, esto también demoró la entrega del predio a la sociedad anónima estatal. Luego el predio pasó a ser administrado por el Mvotma.

En primera instancia, la Justicia falló a favor de Glenby, pero esto fue apelado por Saduf, que solicitó rescindir el contrato e interpuso el recurso de casación ante la SCJ.

La corporación rechazó, por cuatro votos contra uno de los ministros, el recurso de casación presentado por Saduf para cancelar las sentencias que otorgan este predio a privados, aportaron fuentes judiciales a Ultimas Noticias. De esta forma, queda cerrado el caso que llevó tres años.

A su vez, queda pendiente una indemnización por daños y perjuicios, exigida por Glenby S.A. al Estado por privarlos de llevar a cabo el proyecto urbanístico, lo que generó pérdidas económicas en la empresa. Si bien la Justicia deberá establecer el monto a indemnizar, podría superar los dos millones de dólares. 

El organismo privado se encargaría de la reconstrucción del inmueble, donde proyectaba realizar un “Shopping Cultural” a cargo del arquitecto Carlos Ott. Si bien este proyecto fue presentado públicamente, en diez años no se realizaron reformas relevantes; lo único que restauró fueron los techos en la parte del edificio que linda con las calles Río Negro y Paraguay, que se destruyeron con el temporal de 2005. Este fue uno de los motivos que llevó a que el gobierno de Tabaré Vázquez anulara el Plan Fénix, así como decidió expropiar la playa de maniobras y el edificio de la estación. El objetivo de esto era reactivar la estación de trenes como tal. Este no es el primer juicio que pierde el Estado ante la empresa Glenby S.A. En 2010, como consecuencia de la expropiación, la empresa inició un juicio en el que solicitaba la indemnización por cuatro millones de dólares. El fallo fue favorable a la empresa.

En tanto, el Mvotma había convocado a un concurso de proyectos para revitalizar la ex estación donde hubo un ganador pero quedó todo en suspenso; a su vez este organismo colocó chapas en las aberturas del edificio el año pasado, para evitar mayor deterioro.

DESPUÉS DEL PLAN FÉNIX

La ex estación de trenes era una pequeña parte del proyecto urbanístico Plan Fénix, que le generó pérdidas millonarias al Estado y por eso se anuló hace seis años.

Desde que se entregó la concesión del edificio a la empresa privada, la misma se encargó de arreglar una parte del techo que fue destruido luego del temporal de 2005 y nunca se reparó. También se desmanteló la playa de maniobras y el edificio con excusa de favorecer el negocio inmobiliario; y se remataron distintos objetos: rieles de la playa de maniobras, mamparas, puertas, adoquines y portones. Nunca se supo la finalidad del remate ni el destino del dinero obtenido por las ventas.

La estación central de trenes “General Artigas” fue inaugurada en el año 1897 y funcionó como tal hasta el año 2003, cuando se inauguró la nueva estación 50 metros hacia el norte de ésta. En el año 1975 fue declarada “Monumento histórico nacional”.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: