Economía

Ideología de nuevo tipo

En los cajones y las Pcs de los actuales gobernantes uruguayos, hay varias carpetas. Hay una, nuevecita, que habla de un Tifa. Fue firmado el pasado 25 de enero. Un entendimiento que habla de trabajar en dos sentidos: inversiones y comercio. Pero hay una suerte de ruido en los Pcs porque este documento se pecha con otro, el Tratado de Protección de Inversiones. Si ya había uno sobre inversiones, ¿para qué firmar otro? No importa. Lo que le interesaba al gobierno uruguayo eran las señales. Gestos hacia el lejano país del norte para incidir en el cercano país norteño. Aquel documento del 25 de enero -redundante en algunos aspectos- trajo de carambola los documentos -más precisos que el Tifa- firmados por Uruguay y Brasil en la Estancia de Anchorena, un casco colonial que parece transformarse en la cuna de gritos, susurros y acuerdos. Documentos firmados con un mes exacto de diferencia.

Un Tifa (Trade and Investment Framwork Agreement) quiere decir tratado o acuerdo marco de inversiones y comercio. Se ha dicho -y es posible- que un Tifa puede desembocar en un TLC. Uruguay tiene un acuerdo de Unión Aduanera con el Mercosur y un TLC con EEUU perforaría el arancel externo común que tenemos con nuestros socios. Uruguay aspira a que se le autorice una excepción (como ya lo hicieron para que se firmara un TLC con México).

¿Cuál es el interés de Estados Unidos? Sabe cual es la debilidad uruguaya y trabaja sobre la misma, ofreciendo el ingreso libre de los productos uruguayos. Y eso a Vázquez lo convence porque no quiere perder puestos de trabajo (área textil y lácteos, por ejemplo) y si tiene que firmar, firma. EEUU busca erosionar los pujos integracionistas en esta zona de América. Y promete. Desde Brasil se habla de que quiere “meter una cuña”. Uruguay coquetea, porque si EEUU quiere eso le tiene que dar algo mejor. “Si mis socios naturales no me tratan bien, juego con otros”, parece decir el gobierno de Vázquez. También por lo bajo dicen: el Mercosur nos tratará mejor si está convencido que estamos dispuestos a irnos y si, además, obtenemos un privilegio de EEUU. Fina esgrima de un presidente que parece decir, desde su estrado a los pies de Artigas, que la ideología básica del gobierno es generar riqueza y fomentar empleo de calidad.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: