Policiales

Investigan incendios en casas de los homicidas de Daiana

EL JUEZ PABLO DALERA ORDENÓ RECABAR DATOS PARA INTENTAR DETERMINAR RESPONSABILIDADES.

El juez penal de 4° Turno de Paysandú, Pablo Dalera, ordenó a la Policía que realice una pericia en las casas de los asesinos de la niña Daiana Martínez, que fueron incendiadas el martes por vecinos de Lorenzo Geyres. La reconstrucción se verá afectada por los daños.

La Justicia abrirá una investigación para determinar si puede responsabilizar a alguien por el incendio que arruinó las casas de los homicidas de Daiana Martínez, según informaron fuentes judiciales a Ultimas Noticias. 

En la tarde del martes la familia del “Gordo”, el joven de 16 años internado en el Inau por “homicidio muy especialmente agravado” tras violar y asesinar a la niña de trece años, envió una empresa de mudanza para vaciar la casa. 

Custodiado por un patrullero, la empresa quitó todos los muebles, cosa que no ocurrió en la casa de M.S., alias el “Mister”, de 19 años, el segundo homicida procesado por el mismo delito, al participar del mismo modo en la muerte de la niña. Allí se encontró la XO de la hermana del menor, una cocina, muebles y dos camas.

A las 19 horas, se fue el camión y los vecinos comenzaron con las represalias sobre la casa del primero, que el día anterior fue grafiteada y apedreada. 

Personas que se acercaban con botellas con combustible, piedras y un hacha para romper las aberturas y rejas provocaron que se quemara la llave general de la luz, lo que potenció el incendio, según consignó ayer el diario sanducero El Telégrafo. La Policía no fue y Bomberos llegó al lugar alrededor de las 20.30 horas.

Ayer el juez Dalera solicitó a Policía Técnica y de Investigaciones de la Jefatura de Paysandú que se hagan los estudios correspondientes y que se aporten fotos o imágenes que permitan identificar a las personas. 

Esto se debe a que se cometió un delito al invadir o destruir una propiedad privada. 

De todos modos, Ultimas Noticias confirmó que la Policía aún no comenzó con las instrucciones y probablemente las actuaciones se realicen la semana próxima.

Como consignó ayer este matutino, el magistrado solicitó que se realizara la reconstrucción de los hechos, lo que será coordinado la semana que viene. Se creará una zona de exclusión para evitar incidentes. Esto se verá dificultado por el incendio de los inmuebles, pero de todos modos se llevará adelante. El ambiente de Lorenzo Geyres ayer fue calmo, según dijo el tío de Daiana, Martín Taborda, a Ultimas Noticias. 

No hay arrepentimiento por haber incendiado la casa y Taborda expresó que el pueblo “está contento” con la medida que se tomó. De todos modos se resolvió no realizar una marcha que estaba programada para ayer para evitar mayores conflictos. 

El hecho de que la población haya manifestado tan fuertemente su indignación ante la muerte de Daiana también se debe a que hay vínculos muy fuertes en una población tan reducida. Lorenzo Geyres tiene unos 500 habitantes, por lo que “todos se sienten parte de la familia”, dijo Taborda. 

Esto llega al punto que los dos efectivos policiales -procedentes de Investigaciones y de una seccional- que fueron sancionados el martes por golpear al menor (de 16 años) durante los interrogatorios y por investigar sin autorización de sus superiores, eran tíos de Daiana.

A nivel familiar, el dolor se multiplica. “Mi madre está complicada de salud, tuvimos que estar con ella toda la tarde porque no entra en razón de que Daiana no va a volver”, agregó el hombre. 

Por su parte, la madre de Daiana, Milka Taborda, dijo a Ultimas Noticias que entablará una demanda contra la Seccional 6ª de Quebracho por su “inacción” y que seguirá adelante porque “todavía me queda un hijo y tengo que luchar por él”.

De todos modos, la madre considera que la familia del “Gordo” no es responsable por lo que hizo el joven. “El pueblo está muy mal, muy conmocionado por todo esto, se sabía que algo iba a pasar. Se les dijo que no quemaran porque los padres eran inocentes, pero los vecinos no entienden”, concluyó.

HUMILDE Y SOLITARIA

Según consignó la crónica del diario “El Telégrafo” de Paysandú, una vecina relató que la casa de uno de los violadores, M.S., de 19 años, alias el “Mister”, fue comprada hace “más de diez años y pagaron 8.500 pesos por ella. Ahora no se la van a poder vender a nadie”. La vivienda, ubicada en las calles Ibirapitá y Yaguarón, en la localidad sanducera de Lorenzo Geyres, era una habitación grande, tipo monoambiente, con una cocina. El baño estaba afuera.

El homicida viene de una familia de cinco hermanos, aunque vivía solo. Hacía unos meses, había arrendado su casa a una empresa forestal para la que trabajaba para alojar a sus compañeros de trabajo, ya que contaba con un galpón en el fondo.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: