Economía

Nadie paga menos que Uruguay

LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS, PERO…

Los dirigentes tienen razón al afirmar que “en materia de sueldos no podemos competir con nadie”. Y para poder demostrarlo tomamos contacto con varios países con el fin de demostrar esa frase.

La gran mayoría de los jugadores de Primera División de nuestro fútbol cobra el salario mínimo. Tal como lo establecimos, $ 23.165 mensuales. Poco más de 1.000 dólares mensuales. Vamos a jugadores que todos conocen y que hace muy poco tiempo estaban jugando en nuestro medio y hoy uno de ellos está jugando en la Primera División del fútbol de Estados Unidos.

El caso de Diego Chaves, que según publicaron en medios norteamericanos gana poco más de 6.000 dólares anuales. Suma similar a la que recibía Gastón Puerari, ambos en el Chicago Fire. Hoy Gastón se fue a México y está jugando en el Atlas de Guadalajara con un sueldo superior.

SUELDOS ASTRONÓMICOS

Las cifras económicas del fútbol de Brasil, especialmente las que se han pagado este año, asombran. Los presupuestos de los principales equipos y los salarios de algunas de sus principales figuras poco o nada tienen que envidiar a sus pares en las ligas más importantes del primer mundo futbolístico. 

El notable crecimiento y consolidación que el mayor país sudamericano ha tenido en la última década, sumado al hecho de que sus casi 200 millones de habitantes consumen fútbol de una u otra manera, han convertido al Brasileirâo en uno de los torneos más potentes del universo Fifa, con un amplio espacio de expansión aún por delante.

Para ejemplo alcanza con lo que ganaba Ronaldo: 1.062.000 por mes. Y hoy, Ronaldinho en Flamengo lo supera ampliamente.

EN OTROS PAÍSES

Los grandes de Perú invierten entre 2 y 3 millones de dólares, pero los clubes promedian alrededor de 800.000. Un jugador gana de 8 a 10.000 dólares y hay sueldos que superan los 15.000.

Ecuador está por debajo de lo que pagan en México, Brasil y los grandes de Argentina: Boca y River, pero está a la par de Colombia y por encima de Perú, Bolivia y el resto. 

Barcelona de Guayaquil fue el que más invirtió en la temporada 2008 con un presupuesto de U$S 10 millones. Los salarios van de 6.000 a 15.000.

En Chile, se estima que Colo Colo destina por año U$S 7 millones de dólares. 

Según un informe de El Mercurio, en los equipos considerados pequeños (Concepción, Antofagasta, Cobreloa) los sueldos promedios mensuales llegan a U$S 3.000. En estos clubes, los gastos bordean los U$S 2 millones al año.

En Bolivia, por ejemplo, Eduardo Chávez, periodista del diario La Razón, indicó que los clubes no presupuestan más del millón y medio de dólares.

“Bolívar, The Strongest, Blooming… lo máximo que gastan es 1.200.000”. Por lo tanto, los salarios de los futbolistas también son bajos con relación a los que pagan en otros países. Los jugadores bolivianos no reciben más de U$S 2.000.

En Argentina hay salarios mensuales que van desde los U$S 5.000 hasta los 70.000 dólares, según informan los medios periodísticos locales.

En Paraguay, uno de los países fuertes futbolísticamente de la región, el jugador mejor pagado recibe U$S 20.000 por mes y los sueldos más bajos rondan los 5.000.

Los presupuestos en Colombia de equipos como América, Millonarios y Atlético Nacional rondan los 4 millones de dólares. Los salarios mínimos son de 5.000 dólares.

Como podrán apreciar, en toda Sudamérica en el país que se pagan los sueldos más bajos es en Uruguay.

PRIMERA PAGA $ 23.200 Y SEGUNDA $ 11.600

A partir del 1º de Agosto de 2011 y de acuerdo al artículo Nº 12 del Estatuto del Jugador del Fútbol Profesional Uruguayo, el salario mínimo de los Futbolistas Profesionales de la Primera División será de $ 23.200 y los de Segunda División Profesional $ 11.600, hasta el 31 de julio de 2012.

Cabe señalar que la gran mayoría de los jugadores gana el mínimo. Además, los clubes están obligados a pagar los mínimos mensualmente, por lo que las deudas que se ven generando a lo largo del torneo son de aquellos jugadores que ganan un poco más de esas cifras.

El mencionado Artículo, en la parte que refiere a las retribuciones mínimas, dice: “En ningún caso la retribución y pago mensual para los futbolistas pertenecientes a entidades que militan en la Primera División Profesional será inferior al equivalente a 10 (diez) Bases de Prestaciones y Contribuciones al valor de las mismas en enero de 2007 más los reajustes correspondientes. Estas retribuciones se reajustarán los días 1º de agosto de cada año de acuerdo al Índice de Precios al Consumo”.

Agregando que “Para los Futbolistas pertenecientes a entidades que militan en la Segunda División Profesional, la retribución y pago mínimo mensual será el equivalente al 50 % de lo determinado para los futbolistas de Primera División Profesional. 

Las instituciones que incumplan con lo dispuesto en este artículo, quedarán automáticamente inhabilitadas para continuar participando en el torneo, fase o similar que se esté desarrollando”.

PEÑAROL NO ESCAPA A LA REALIDAD DEL PAÍS

Peñarol tampoco está ajeno a la realidad del fútbol uruguayo. Las contrataciones que ha realizado hasta el momento han sido de jugadores en condición de libres o de futbolistas que llegaron gracias a la intervención de algún empresario que logró que los mismos fueran cedidos sin costo.

Hasta ahora, Peñarol contrató al lateral/volante Walter López, al volante Nicolás Amodio y a los delanteros Marcelo Zalayeta, Maximiliano Pérez, Santiago Silva, al tiempo que Cristian Palacios, goleador del Clausura 2011, retornó al club después de jugar a préstamo en Central. 

En contrapartida, sufrió 11 bajas: el arquero Sebastián Sosa, los mediocampistas Antonio Pacheco, Nicolás Domingo, Matías Mier, Luis Aguiar y Hebert Collazo, y los delanteros Alejandro Martinuccio, Juan Manuel Olivera, Fabián Estoyanoff, Jonathan Urretaviscaya y Diego Alonso.

Peñarol está obligado a apuntar muy bien y a buscar mucho a la hora de elegir jugadores para contratar, porque no está en condiciones de competir con clubes extranjeros. 

Cuando de traer alguna figura desequilibrante se trata, como sucedió con Juan Manuel Olivera en el período de pases anterior, tienen que darse varias cosas: que no haya otras instituciones interesadas en él y, principalmente, que el jugador tenga la voluntad de resignar buena parte de sus ingresos. 

Está claro que los sueldos que se pagan en Uruguay son muy inferiores a los que se abonan en los mercados más importantes del continente.

Incluso, cuando el conjunto aurinegro paga por algún préstamo, la suma que desembolsa por él es irrisoria (comparado con el dinero que manejan otros mercados), como los 100.000 dólares que le pagó al Everton de Chile por Nicolás Freitas.

NACIONAL NO PUEDE COMPETIR PESE A LOS MILLONES QUE SUMA

El Club Nacional de Football al ser uno de los grandes de nuestro medio. No está libre de sufrir por no poder competir con otros mercados a la hora de pretender contratar jugadores que están en el exterior. Este período de pases es una muestra cabal de lo mencionado. El tricolor pretendió a Ernesto Javier Chevantón pero más allá del deseo personal del delantero. Colón de Santa Fe puso tres veces más de dólares y se lo quedó sin más vueltas ni chances de negociar. 

Algo parecido sucedió con Hernán López. Los tricolores tenían todo solucionado para quedarse con el “9” que pretendía su entrenador, pero de la noche a la mañana se metió en el medio Banfield y perdieron al jugador. También querían el retorno de Adrián Romero, con quien llegaron a hablar oficialmente, pero el “Hueso” firmó con Olimpia de Paraguay porque la oferta económica era muy superior a la que se podía llegar en filas tricolores. 

Los tricolores están “atorados” porque no pueden contratar a Joaquín Boghossian si alguien no ayuda con su sueldo. Para que el argentino Diego Placente llegase tuvo que mediar una charla personal con Gallardo para explicarle cómo era el mercado uruguayo y que se tenía que adecuar a él antes de hablar de la plata que pretendía mensualmente.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: