Tecnología

Niños y adultos presentan proyectos tecnológicos, sociales y científicos

FERIA DE CLUBES DE CIENCIA DE MONTEVIDEO

La Facultad de Ciencias fue ayer escenario de la presentación de 55 proyectos científicos elaborados por jóvenes y niños. Se trata de la feria de Clubes de Ciencia de Montevideo.

Desde una silla de ruedas que permite alcanzar la posición vertical hasta un suero de reptil que acelera la cicatrización, pasando por una pintura inalterable ante la humedad, van algunos de los 55 proyectos que se presentaron ayer en la Feria de Clubes de Ciencia de Montevideo promovida por la Dirección de Ciencia y Tecnología (Dicyt). 

Jóvenes de 3er año del Instituto Tecnológico Superior -curso de Electromecánica- mejoraron una silla “bípedo-estación”, es decir, que permite a personas sin movilidad en sus piernas alcanzar la posición vertical en base a un sistema hidráulico. El modelo aún se encuentra en proceso de desarrollo, pero los jóvenes repararon una silla de ruedas común que fue donada ayer a Braian, un niño del Cotolengo Don Orione.

La silla “bípedo-estación” reproduce la “bioantropología del homo sapiens”, recorriendo las distintas posturas de la evolución darwiniana hasta llegar a la posición erguida. “Esto le facilita a la persona el diálogo con el otro al encontrarse a la misma altura, la realización de tareas, y estabiliza el sistema cardiorrespiratorio al no estar oprimido el pecho, por dejar de estar sentado durante gran parte del día”, explicó a Ultimas Noticias Diego Lezcano, uno de los estudiantes creadores. Otra de las ventajas del nuevo diseño es que permite que la silla de ruedas se pliegue, siendo más fácil su traslado y depósito. El sistema mejorado “reduce el costo de producción de las sillas porque no se realizan en Uruguay; tampoco existen profesionales que se dediquen a su reparación”, explicó a Ultimas Noticias Nicolás Mármol uno de los creadores. 

El precio de una silla de ruedas común importada oscila entre U$S 3.000 y U$S 5.000, pero si se fabricara en Uruguay el nuevo modelo costaría, teniendo en cuenta los recursos materiales, tan solo U$S 1.000, ejemplificaron sus diseñadores. La creación contó con el apoyo de los docentes Raúl Duarte y Luis Castillo. 

Entre los presentes se valoró el aporte de la ciencia a la vida cotidiana y el incentivo que esta significa para seguir innovando al observar que puede cambiar la vida de una persona, como es el caso de Braian cuando recibió su silla.

Entre las iniciativas se contó un estudio de los alumnos del colegio Integral quienes presentaron “Las manzanas de la granja en la mesa”, que destacó la calidad con que estas llegan al hogar. 

En la víspera se presentaron 55 proyectos, de los cuales aproximadamente 20 participarán de la 23ª Feria Nacional de Clubes de Ciencia que se llevará a cabo en Tacuarembó, en el Liceo Nº 2 “Andresito”, entre el 8, 9 y 10 de octubre. Los proyectos nacionales ganadores podrán participar de otras ferias internacionales. 

Esta iniciativa se inscribe en “el marco del programa de Popularización de la Cultura Científica, creado en 2007, que empieza en los 600 Clubes de Ciencias departamentales en los que participan desde preescolares a adultos, que buscan promover la creación”, dijo a Ultimas Noticias Omar Macadar, director de Innovación, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo del Ministerio de Educación y Cultura. 

Niños de 6º año de la escuela Nº 85 “República de India” se dedicaron a “crear pinturas que resistan la humedad y el desgaste mecánico”, dijo muy decidida Sara Montes, que trabajó en el proyecto. Su objetivo a largo plazo consiste en utilizar esa pintura para los juguetes que diseñó Joaquín Torres García y después venderlos a los niños. 

SUERO DE REPTIL CICATRIZANTE 

Adolescentes de 2º año de liceo del colegio Sagrada Familia se presentan por segundo año a la Feria de Clubes de Ciencia con el mismo proyecto, obteniendo en esta oportunidad mención especial en el área Científica por descubrir que “el suero de ciertos reptiles acelera en cinco días el proceso de cicatrización de una herida en un ratón”, señaló a Ultimas Noticias Ximena, una de las estudiantes participante de la investigación. Esta continúa, dado que “aún no sabemos si es que elimina bacterias y por eso acelera el proceso de cicatrización o se debe a que el suero aporta alguna proteína o hormona”, añadió. Los jóvenes contaron con el apoyo de biólogos y veterinarios de la Universidad de la República para su investigación. 

También participaron de la Feria estudiantes del Liceo 15, quienes lograron un sistema para captar la energía producida por las olas (undimotriz). 

En tanto, en el Establecimiento Correccional de Mujeres “Cabildo” crearon un sustrato distinto para producir vegetales de mejor calidad en la técnica hidroponía.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: