Policiales

Óptico que mató al ladrón fue liberado tras meses de prisión

LA JUEZA CANESSA CONSIDERÓ QUE FUE LEGÍTIMA DEFENSA Y EL COMERCIANTE DEMANDARÁ AL ESTADO.

La jueza penal de 6° Turno, Fanny Canessa, absolvió al óptico Juan Mariño, quien estuvo casi siete meses recluido en Cárcel Central por matar a un ladrón. El comerciante anunció que hará juicio contra el Estado por “prisión indebida”.

En la tarde de ayer, el óptico Juan Mariño fue liberado de Cárcel Central, donde permanecía recluido desde abril de este año, luego de que el Tribunal de Apelaciones de 2° Turno le atribuyera un delito de “homicidio especialmente agravado”.

Ahora su abogada, Claudia Amoedo, comenzará a preparar una demanda contra el Estado por “prisión indebida”, según comentó a Ultimas Noticias. “Vamos a tomarnos unos días. Si bien no quisimos esto, tomaremos acciones contra el Estado ante la Justicia Civil. El monto a demandar no lo sabemos todavía porque depende de la jurisprudencia en que nos basemos”, explicó la abogada.

“En esta situación y con toda la prueba demostrada, no se pueden presentar pruebas contra el justiciado que demuestren su culpabilidad. Por lo tanto, el juez debe actuar con el sentimiento de obrar por el camino de la Justicia. Por estos fundamentos, se rechaza la condena solicitada por el Ministerio Público de 13 años y ocho meses, y se absuelve al justiciado”, expresa un fragmento de la resolución a la que accedió Ultimas Noticias.

“La Justicia tarda, pero llega. Él confió siempre en ella y por eso hoy vivimos esto con mucha alegría, ¿cómo te parece que podemos estar?”, expresó Nelly Zurdo, la esposa de Mariño, a Ultimas Noticias.

En tanto, al salir de Cárcel Central el óptico declaró a Telemundo que su absolución era “una confirmación de que hay que confiar en la Justicia”. Expresó que sentía una “alegría enorme”. En tanto, agregó que el disparo que hirió de muerte a Fabián Juárez, de 20 años, “es una cruz que cargará por siempre”. 

“Estaba muy emocionado, porque él no se tomó esto como su causa, sino que lo vio también como un aprendizaje para toda la sociedad de que hay que confiar en la Justicia”, dijo Amoedo.

El hecho ocurrió en enero de 2009, cuando el óptico volvía a su casa y fue interceptado por dos jóvenes que intentaron robarle. Él, en su defensa, sacó un arma que tenía en una cartera y disparó. Uno de los jóvenes fue herido de bala y falleció horas después en el Hospital Filtro, mientras que su acompañante y otro adolescente que hacía de campana salieron corriendo. 

Mariño realizó la denuncia en la seccional de la zona, lo que luego derivó en la investigación judicial. Meses después, la jueza absolvió al óptico por considerar el hecho como legítima defensa, aunque el fiscal del caso, Ariel Cancela, apeló la resolución. El Tribunal de Apelaciones solicitó el procesamiento con prisión en abril, al considerar que hubo exceso de defensa. Entre sus argumentos, la defensora planteó que “ese exceso se justifica si había intento de rapiña”. En consecuencia, Amoedo solicitó a Cancela que explicitara si consideraba que hubo tentativa de rapiña, a lo que respondió que sí. 

Por otro lado, se abrió una investigación aparte para investigar a los ladrones que participaron del hecho. Esto implicó que se tomaran declaraciones ampliatorias a los delincuentes, se profundizaran las pruebas y la abogada de Mariño intervino en esta investigación para aportar las pruebas obtenidas al expediente del óptico.

La afirmación del fiscal sobre la existencia de una tentativa de rapiña cometida por los dos ladrones y las pruebas y contradicciones surgidas de la nueva investigación permitieron que la jueza reforzara sus fundamentos para absolver al óptico.

Según Amoedo, los dos ladrones que declararon ante la Justicia en 2009 dijeron que “luego del disparo salieron corriendo y le pidieron ayuda a un coracero que estaba en la calle con el argumento de que fueron atacados por dos jóvenes”. 

En 2010 cambiaron la versión y dijeron que fueron atacados “por dos personas de gorrita”, y en otra oportunidad volvieron a cambiar la versión sobre los hechos. 

Esto llevó a la jueza a solicitar la ampliación de las pruebas, y a concluir que “Mariño actuó en defensa propia”. Ahora el fiscal tendrá tres días para resolver si apela la resolución de la jueza, lo que podría derivar el caso nuevamente al Tribunal de Apelaciones. 

De lo contrario, la investigación se archivará, aunque continuará en curso la investigación judicial respecto a los dos delincuentes que participaron en el hecho la noche de enero de 2009.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: