Policiales

Pedidos de seguridad privada desbordan oferta en Pocitos

MÁS DE 70 FAMILIAS CONTRATARON SERVICIOS PERSONALIZADOS EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS

Más de 70 familias en Pocitos contrataron un servicio de seguridad exclusivo que incluye la vigilancia de un guardia mientras salen y entran a las casas. Los sistemas de alarmas ya no bastan y las empresas de seguridad están “desbordadas” de pedidos.

En menos de dos semanas pasaron de 30 a más de 70 los vecinos de Pocitos que pagan $1.500 por mes para tener un servicio de vigilancia personalizado en las calles del barrio. Dos guardias de seguridad patrullan en una moto y un cuatriciclo las calles de tres manzanas del barrio casi las 24 horas del día, según explicó a Ultimas Noticias Fernando Roig, dueño de la empresa que brinda el servicio. 

Los vecinos de tres manzanas de Pocitos Nuevo, cercanas al Montevideo Shopping, se juntaban desde octubre para evaluar cómo asegurar la zona tras una ola de delitos que aumentó la sensación de inseguridad. Como resultado, decidieron contratar un servicio privado de protección personalizada. A cualquier hora del día, el vecino de Pocitos que contrató el servicio puede avisar a través de un mensaje que va a llegar o salir de su casa. Al instante se presenta un guardia de seguridad que lo acompaña y vigila mientras realiza el movimiento, para que no esté expuesto a robos ni ataques personales. 

Por otra parte, si la alarma de una casa suena, un guardia se traslada para vigilar mientras efectivos de la empresa de seguridad que instaló la alarma se dirige hasta el lugar. 

El grupo de guardias trabaja en “coordinación” con la Policía, según explicó Roig. Ante el llamado de un guardia en caso de urgencia, un patrullero se traslada “en forma inmediata” para brindar asistencia. El costo mensual de este servicio es de $1.500 para cada familia si vive en una casa y $400 si lo hace en un departamento. El objetivo es, en poco tiempo, sumar perros entrenados al patrullaje.  

Por otra parte, el acceso a los sistemas de alarmas se ha facilitado cada vez más por los crecientes servicios que ofrecen las empresas. Cuando una familia se muda, el traslado del sistema no tiene costo y hay innumerables ofertas y canjes para que el usuario contrate el servicio. La familia incluso puede elegir comprar el sistema de alarmas y pagar una cuota mensual por el servicio de respuesta o adquirirlo en comodato. Sin embargo, ni las alarmas ni las rejas son suficientes para combatir la sensación de inseguridad, por lo que las familias contratan protección física. Desde la empresa de seguridad Gamma explicaron a Ultimas Noticias que la demanda de guardias de seguridad que vigilen las calles es creciente, tanto que en algunos casos no pueden satisfacer la demanda. Esta situación de “desborde” de trabajo se repite en varias empresas consultadas. Lo habitual es que una persona contrate un servicio de guardia después que ha sufrido robos reiteradas veces o con violencia. La limitación para la contratación es el precio, mayor al sistema de alarma. Desde la empresa explicaron que una práctica que hasta hace poco tiempo era exclusiva de los comercios se traslada cada vez más al entorno del hogar, lo que supone un cambio en los hábitos para asegurarse.  El guardia llega una vez que la alarma y los sistemas electrónicos anexos, por ejemplo luces infrarrojas perimetrales, no fueron suficientes.

Los costos para asegurarse son muy variados. Una cámara de seguridad ronda los US$ 300, aunque el precio disminuye si se compran en cantidades. El servicio de un guardia privado con una garita puede costar entre $20.000 y $80.000.

CUATROCIENTAS EMPRESAS HABILITADAS

Alrededor de 400 empresas están habilitadas por el Registro Nacional de Empresas de Seguridad (Renaemse) para trabajar en Uruguay. El director del organismo, José Luis Fagúndez, explicó a Ultimas Noticias que existen 14.000 guardias con permiso para trabajar en estas empresas. Las empresas que brindan servicios de seguridad crecen en forma constante. En la actualidad se estima que el sector factura alrededor de U$S 100 millones anuales. Sin embargo, se estima que el número de personas que se desempeñan como guardias de seguridad y el dinero que se factura por este concepto es mucho mayor debido a la informalidad en el ramo. El salario mínimo del guardia de seguridad es de $ 7.052 mensuales. Según las empresas, uno 

de los mayores problemas es el ausentismo laboral. Por ejemplo, en una de las empresas de seguridad más grande del país, el 24 de diciembre faltó el 40% de los guardias a sus puestos de trabajo. El Ministerio de Interior acepta el trabajo de las empresas privadas, pero considera que no reemplaza la seguridad que brinda la Policía. El ministro Eduardo Bonomi dijo tiempo atrás que los servicios privados tienen “grandes limitaciones” y que se debe trabajar en “prevención y educación”.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: