CienciaCuriosidades

¿Qué tan probable es que un avión se parta por la mitad?

Una nave hecha de metal queda hecha trizas por las fuerzas climáticas

Hace poco publicamos un escrito acerca de lo difícil que sería que un avión se partiera por la mitad. Pero en ese mismo escrito nos contradecimos a propósito para demostrar como justamente sucedió eso en Turquía luego de un mal aterrizaje. Hoy venimos a analizar qué tan probable es que un avión se parta por la mitad en tales condiciones, porque parece inconcebible según las leyes de la física y la dureza de los materiales.

Volviendo a la realidad, tenemos que en un aterrizaje que debía ser rutinario un avión terminó deslizándose en la pista. Actualmente desconocemos si esto ocurrió por un error del piloto o por las condiciones climáticas dentro del aeropuerto. El punto en realidad es qué tan probable es que un avión se parta por la mitad tal y como ocurrió con este caso. El avión prácticamente quedó hecho trizas después del aterrizaje.

Para que un accidente como este ocurriera primero tenemos que tener en cuenta las fuerzas que actuaron sobre tal evento. Tendríamos que tomar en cuenta a qué velocidad iba el avión, cuánto pesa –Incluyendo los 183 pasajeros- y las fuerzas como el viento y demás. Tal debió ser la velocidad del impacto del avión, el viento de las tormentas presentes y demás que el avión simplemente se abrió a la mitad.

Qué-tan-probable-avión-parta-mitad-turquía-accidente-
Avión de una aerolínea de Hawaii que sufrió un accidente parecido.
Cortesía de Twitter.

¿Qué tan probable es? Lo suficiente como para que suceda en la realidad

El hecho que consideramos como más sorprendente de todo esto no son en realidad las fuerzas que actuaron para causar el accidente. Con lo más sorprendente nos referimos al hecho que de los 183 pasajeros no hubo ni una sola fatalidad dentro del accidente. Sí claro, tenemos que al menos 50 personas salieron heridas dentro del accidente, pero consideramos que ellos fueron los que más corrieron con suerte.

También tenemos por ejemplo las condiciones climáticas dentro del aeropuerto a tomar en cuenta. La torre de control le había avisado al piloto que se había presentado cierto clima de tormenta en la zona, pero que era seguro aterrizar la aeronave. Puede que los vientos presentes al momento de aterrizar o la humedad de la pista generaron cierta tracción que obligó al avión a físicamente cambiar su dirección.

Actualmente las aerolíneas y las autoridades turcas están investigando lo mismo que explicamos hoy aquí. Se necesita determinar si el accidente ocurrió por una falla humana, climática o mecánica para poder determinar si es seguro poder volar de nuevo. Las autoridades están investigando de nuevo si había algún desperfecto en el avión y si la situación en general podría volver a suceder. De hacerse saber esto lo informaremos de inmediato.

Aquí podrás encontrar el primer reporte en donde explicamos desde un punto de vista menos científico qué sucedió ese día. Por mucho que parezca una maravilla científica a estudiar esto casi fue una tragedia que pudo acabar con la vida de muchas personas.

Etiquetas
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: