GenteInternacionalesPolítica

Secuestrados por los talibanes: Cuando regresan a casa hay algo mal

Joshua Boyle y Caitlan Coleman, secuestrados por los talibanes en el 2012

El día de hoy tenemos un caso interesante, pues tenemos que durante un viaje a afganistán en el 2012 una pareja es secuestrada. Los mochileros quienes eran una pareja en ese entonces son Joshua Boyle y Caitlin Coleman quien estaba embarazada en ese momento. Ahora, 7 años después desde que fueron secuestrados por los talibanes se están demandando el uno al otro.

Antes de explicar lo que sucedió hace unos días tenemos que dar algo de contexto para dar a entender este caso. Boyle y Coleman se encontraban en un viaje de mochileros en el 2012 en el que fueron secuestrados por los talibanes durante 5 años. Transcurridos los 5 años éstos fueron rescatados por militares pakistaníes que dialogaron con los talibanes.

Ahora volvemos a saltar a la época actual, desde donde la información y lo sucedido se empieza a tergiversar y trastornar. Tomando en cuenta que ellos estuvieron 5 años secuestrados hay algunos detalles que salen a la luz resaltando como algo extraños. Durante los 5 años de secuestro la pareja no sólo tuvo el niño del primer embarazo sino también otros 2 embarazos exitosos. Algo en esta familia cambió durante el secuestro.

Secuestrados-por-los-talibanes-pareja-boyle-coleman-pakistán-
Joshua Boyle asistiendo al jurado.
Cortesía de Reuters.

“Poco a poco durante nuestro encierro él se volvió más como ellos”

El rescate de la familia que fueron secuestrados por los talibanes se llevó a cabo en el 2017 por militares de Pakistán. Tenemos que luego de eso tras un par de semanas la pareja ya se encontraba de vuelta en Canadá, su hogar. Pero aquí es donde aparecen ciertas actitudes extrañas entre ellos. La unión primordial de la familia se había perdido y esto era muy notable.

No transcurrieron muchos meses para que esa misma inquietud saliera a la luz en forma de una demanda contra Boyle, el esposo. Resulta que Caitlan Coleman decide demandar a su esposo, argumentando que éste había abusado de ella durante el secuestro y después de éste. No sólo esto sino añadido sobre el hecho que después de su retorno “Boyle se había vuelto como ellos”.

El caso estuvo en prueba hasta hace un par de días en donde se llegó a un veredicto final. El juez escuchó la historia por parte tanto de Boyle como de Coleman y decidió que la esposa estaba mintiendo. Es así como las alegaciones de abuso sexual impuestas sobre Boyle se desacreditan totalmente de una manera legal. A pesar de esto todavía quedan algunas incógnitas sin responder.

Si algo relevante se revela acerca de este caso no dudaremos en informar. De igual manera algo parecido sucedió con un estudiante americano atrapado en Irán, donde a éste se le acusó de espionaje. ¿Podrá ésta ser la época donde todos los americanos apresados en el exterior volverán a su país?

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar