Deportes

Un clásico curioso que nunca tiene incidentes en las tribunas

RAMPLA-CERRO

“Muy buen control” fue el título de un recuadro publicado por Ultimas Noticias tras el Rampla-Cerro disputado en el estadio Olímpico el 28 de setiembre de 2008. Fue ese el único clásico de la Villa que pudo jugarse en el escenario de los picapiedras después de 1994.

En esa información que publicaba este medio se agregaba: “La Policía había dicho que el clásico de la Villa se podía jugar en el estadio Olímpico y ellos se iban a encargar de la seguridad. Durante el partido todo fue normal, salvo cuando el segundo gol de Dadomo, ya que una pareja festejó el gol de Cerro, dentro de la hinchada de Rampla. La Policía los sacó de allí de inmediato. No pasó nada. Al final, salió Cerro primero y la Policía, de a pie y en camionetas, siguió todos sus movimientos”.

La única mancha de aquel encuentro fue el inconveniente que tuvo Juan Castillo, el presidente del Pit-Cnt, reconocido hincha ramplense, que intentó impedir que los policías llevaran detenido a uno de sus hijos. El episodio, que fue muy confuso, se generó debido a que el hijo de Castillo era quien organizaba la “batucada” de la barra de aliento de su equipo, y el encargado de contratar y pagarle a los trompetistas que hacían sonar sus instrumentos durante el partido, para darle color a la tarde. A la salida, una situación confusa derivó en la detención del hijo de Castillo y en la intervención del padre que trató de evitar lo que estaba ocurriendo.

Pero en definitiva, el clásico en el Olímpico no tuvo incidentes.

Es que este clásico entre Cerro y Rampla no registra antecedentes cercanos de violencia dentro de los estadios. Cuando hubo algún inconveniente el mismo se produjo en puntos alejados de la cancha en la que se desarrolló el espectáculo. 

DÓNDE JUGARON

Hasta el año 1992, cada vez que Rampla era local se jugaba en el Olímpico, y cuando le tocaba a Cerro lo hacía en el Troccoli. Pero en 1993 y 1995 se produjeron dos excepciones, y en ambas fue cuando a Rampla le correspondía ser anfitrión, fijando el estadio Franzini en los dos casos.

Luego de eso se produjo, en marzo de 1996, el asesinato de Daniel Tosquellas, en aquel triste episodio ocurrido en el Parque Central, luego de un encuentro entre Nacional y Cerro. Entonces, como ese hecho aún estaba muy fresco, se decidió que los dos clásicos de la Villa se disputaran en el estadio Centenario.

Para el año siguiente también sacaron “la fiesta del barrio”, escenificándose los duelos en el Parque Viera y en el Franzini.

En 1998 Cerro estuvo en la “B”, y en 1999 otra vez ambos clásicos se fijaron en el Centenario.

Ese año bajó Rampla, y retornó para 2005. Fue entonces que por el Uruguayo Especial, el clásico se escenificó, otra vez, en el estadio Centenario, y para la temporada siguiente, la 2005/06 (primera al estilo europeo), el clásico vuelve al barrio, jugándose en el Troccoli por el Apertura. Pero para el Clausura, cuando le tocaba a Rampla Juniors, no pudo abrir las puertas del viejo Parque Nelson y debió jugarse en el Centenario. 

En la temporada siguiente, la 2006/07, Cerro estuvo en Segunda División, pero retornó de inmediato. Entonces, para el Uruguayo 2007/08 se jugó en el Parque Central cuando Rampla fue locatario, y en el Troccoli cuando lo fue Cerro. 

VUELVEN AL OLÍMPICO

Desde 1994 no se jugaba un Rampla-Cerro en el estadio Olímpico, hasta que el 28 de setiembre de 2008 finalmente pudo volver a jugar allí. Fue la 2008/09 la única temporada de los últimos 16 años en la que cada uno fue local en su estadio, pues para el clausura se disputó en el Troccoli.

Finalmente, esta temporada Cerro fijó el Centenario para el Apertura y estuvieron a punto de firmar un acuerdo, ambas directivas, para que los dos encuentros del Uruguayo fueran en esa cancha, pero los picapiedras se negaron, pues pretendían escenificar este enfrentamiento en su estadio, cosa que finalmente no pudo hacer por negativa de la Policía.

DESDE 2005: EL “PICAPIEDRA” SÓLO LE GANÓ UNO DE SIETE

El clásico de la villa tiene estadística pareja desde 1995. En estos 15 años se enfrentaron 15 veces y ganó en 7 Cerro y en 6 Rampla, igualando los dos restantes. Se trata de un partido con historia y añeja rivalidad.

Hasta fines de los años sesenta los dos clubes de la Villa eran quienes participaban de la discusión que hoy se reservan Danubio y Defensor, acerca de quién era el tercer grande del fútbol uruguayo. 

Era común ver a Cerro y Rampla en los primeros puestos en cada campeonato, pero en las últimas cuatro décadas cambió la historia y pasó a ser moneda corriente verlos en los últimos lugares, peleando por la permanencia. Rampla empezó siendo el dominador del barrio por sus títulos ganados en el Campeonato Uruguayo de 1927 y en los Torneos Competencia de 1950 y ’55. Cerro no tenía copas (de la “A”) y debutó en la “A” recién en 1947, cuando Rampla lo hacía desde 1922 (sólo faltó en 1944 tras descender y subir al año siguiente), y figurando casi siempre arriba. El picapiedra le llevaba ventaja histórica: ganó el Uruguayo del ’27; fue vicecampeón en 1923, ’28, ’32 y ’40; salió 3° 8 veces; 4° en 3; y sólo en 6 estuvo del 5° puesto hacia abajo. Era el tercer grande. Sin dudas. Y lo siguió siendo cuando subió Cerro. Entre 1947 y ’54 Rampla fue 6 veces 3° y una vez 4° mientras Cerro jamás logró llegar tan alto. Recién en 1955 el albiceleste comienza a superarlo en la tabla, y en 1960 estuvo a punto de ganar el Uruguayo cuando perdió la final contra Peñarol. 

Hasta 1968 los de la Villa eran los chicos que más alto figuraban en las tablas de posiciones, comenzando en 1969 un deterioro que dura hasta estos días, pese a que en algunos casos aislados lograron buenas campañas.

Rampla bajó en 1970 y estuvo 10 años en la “B”; volvió a descender en 1987 y su ostracismo duró 5 años; y en 1999 se fue otra vez a Segunda retornando 6 años más tarde, e incluso en 2003 ni siquiera pudo competir por no haber pago sus deudas. 

Cerro se jactaba de sus 50 años seguidos en la “A” hasta que bajó en 1997, y pese a su inmediato retorno volvió a irse al descenso en 2006.

LOS NÚMEROS

Clásico puede ser sinónimo de paridad, de partido cerrado, de arriesgar poco y cuidar mucho. Sin embargo, nada de eso reflejan los resultados entre Rampla y Cerro no empataron nunca entre 1987 y 2007, sumando 16 clásicos corridos en los que siempre habría un ganador y un perdedor.

De los últimos 15 duelos, desde 1995, Cerro ganó 7, Rampla 6, y empataron 2, pero computando los 25 que se jugaron desde 1986 quien saca ventaja es Cerro (ganó 6 al hilo entre 1987 y ’95) con 14 triunfos contra 7 de Rampla y 4 empates:

1986 Olímpico Rampla 1-0

1986 Troccoli Cerro 1-0

1987 Olímpico Empate 1-1

1987 Olímpico Empate 0-0

1987 Tróccoli Cerro 2-1

1993 Troccoli Cerro 3-0

1993 Franzini Cerro 2-1

1994 Olímpico Cerro 3-0

1994 Troccoli Cerro 2-0

1995 Franzini Cerro 4-0

1995 Troccoli Rampla 3-1

1996 Centenario Cerro 1-0

1996 Centenario Rampla 2-1

1997 Viera Rampla 2-1

1997 Franzini Cerro 2-1

1999 Centenario Cerro 1-0

1999 Centenario Rampla 4-2

2005 Centenario Rampla 2-1

2005 Troccoli Cerro 2-1

2006 Centenario Cerro 5-0

2007 P. Central Empate 1-1

2008 Troccoli Rampla 1-0

2008 Olímpico Cerro 3-0

2009 Troccoli Cerro 3-2

2009 Centenario Empate 1-1

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: