Internacionales

Ya hubo un caso de padre e hijo uruguayos jugando juntos


ANTES DE LOS MORALES

El domingo 24 de agosto de 2008 quedará en la historia del fútbol uruguayo como el día en el que por primera vez jugaron juntos un padre y su hijo en un partido oficial en el mismo equipo. Carlos María Morales (38 años) y Juan Manuel (19), vistieron la camiseta de Wanderers en la derrota 1-2 ante Peñarol, en el Viera, por la 1ª fecha del Apertura 2008.

Pero no fue este el primer caso de padre e hijo uruguayos coincidiendo en un mismo equipo y en un encuentro oficial. El hecho inédito se había dado 50 años atrás en el fútbol colombiano. Fue el 21 de setiembre de 1958, cuando Manuel Sanguinetti y su hijo Alberto Manuel Sanguinetti jugaron juntos en el Cúcuta, venciendo 3-1 a Deportes Quindío. Olvidados en su tierra natal, los Sanguinetti se afincaron en Colombia y llegaron a darse el gusto de jugar juntos en el profesionalismo, siendo los primeros compatriotas en hacerlo.

Claro que el de los Morales quedará en la historia por haber sido la primera vez que esto ocurrió en nuestro fútbol. Carlos María y Juan Manuel ya habían jugado juntos el pasado 10 de agosto en Sunchales, en el 2-0 a Unión de esa ciudad argentina, en un cuadrangular amistoso. Y volvieron a hacerlo ante Bella Vista (1-0) el 17 de agosto en el Viera, al celebrarse el aniversario de esa cancha que fuera inaugurada precisamente ante los papales. Ese día, Juan Manuel metió el centro para el gol de Fadeuille, cuando papá Carlos estaba en el área esperando el pase del “nene”.

OTROS PADRES, 

OTROS HIJOS

En la actualidad hay más de 40 hijos de ex jugadores, pero sólo uno de esos padres (Carlos Morales) aún no colgó los botines. Los hijos más famosos son Matías Aguirregaray, Diego Forlán, Carlos Diogo, Diego Morena, el “Betito” Acosta, Diego Perrone y Nery Castillo. Los menos conocidos seguramente sean estos cuatro que aún no debutaron en Primera: Nicolás, el hijo de Fernando Álvez; Santiago, hijo de Adolfo Barán; y Matías, hijo del “Chueco” Perdomo, están en las inferiores de Peñarol; y Diego Rodríguez, hijo de Juan Jacinto, en Nacional. Algunos trascendieron más que sus padres, tales los casos de Carlos Bueno que es hijo de Eber, de Bella Vista en los 80′; o Juan Ferreri cuyo padre de igual nombre vino a Montevideo desde el Atlético Florida. Asimismo, Martín García, que acaba de firmar en Defensor, donde jugó su papá Héctor.

Otros herederos aún no lograron superar la trayectoria de sus progenitores: Adrián Malvárez, hijo del “Lucho”, ha deambulado por varios clubes; Ricardo Möller no se afirmó en Peñarol y sí lució en Cerrito donde el DT era su papá Raúl; Luis Oyarbide es hijo del también tricolor Jorge. De los hijos de Hebert Revetria, Sebastián dejó la pelota y se dedicó a representar jugadores, pero Nathaniel sigue los pasos de papá y también juega de “9”. Cristian Yeladian lució la camiseta papal como lo hizo su viejo Apraham; y de Rentistas surgió Damián Santín, hijo del “Bocha”. Hay otros aún pibes que cargan con la mochila de la fama de sus padres: Federico Aguilera (Fénix), Damián Alzamendi (estuvo en Rampla) y Jorge Barrios (Central) difícilmente lleguen a ser como el “Pato”, el “Hormiga” y el “Chifle”, campeones inigualables. Sebastián Maneiro (Bella Vista), Santiago Ostolaza (Racing), Agustín y Álvaro Peña (Wanderers), deberán remar para parecerse a Ildo, al “Vasco” y al “Pelado”. Federico Puppo (River), Danilo Rivero (estaba en Miramar), Francisco Salomón (ex Progreso) y Leandro Silva (ex River) tratarán de emular a Miguel, Saúl, el “Quico” y el “Gato”. Rodrigo Cabrera asoma en el plantel violeta donde está su papá Sergio en el cuerpo técnico, en un caso parecido al de los Morales.

Diego Cardozo (estuvo en Progreso) es el hijo de aquel fenómeno que apodaban “Pelé” (¿se acuerdan?); Pablo Fuentes se llama igual que papá y también es arquero (Miramar); Marcio Galli (ex Miramar) es el hijo de Laones, y le perdimos el rastro a los hijos de César Vega (Pablo Javier, en Paysandú 2000) y Daniel Martínez (Claudio, Villa Española 2002).

Por el exterior andan Iván y Matías Alonso, los hijos de Daniel; Gastón Curbelo (su padre Carlos jugó en Cerro a fines de los ’60); Pablo Cáceres (hijo del “Bomba”), que de Danubio se fue a Alemania; el “Chory” Castro, que con 13 años llegó a jugar junto a papá Mario en Flores; Sebastián, el orgullo de Julio Ribas, que pertenece al Inter; Sebastián Viera, arquero como el viejo Mario; Sebastián Taborda (hijo de Martín Artigas), y Sebastián Martínez (en Suiza) que es hijo del rochense Alberto.

PARENTELAS POR DOQUIER: TÍOS, PRIMOS, NIETOS

Hay varios casos en los que los parentescos no se limitan a padre e hijo, sino que también hay otros integrantes de la familia:

LOS AGUIRREGARAY: Matías, hijo de Oscar, está en Peñarol donde también jugó su papá. Además, Matías es nieto de un Aguirregaray que fue arquero de Nacional, donde también jugó su viejo, el “Vasco”. Por si fueran pocos los parientes futboleros, está el árbitro Carlos Aguirregaray, primo de Oscar.

LOS ALONSO: Daniel Alonso, que en los últimos años se desempeñó como DT del Salus, entre otros equipos, es padre de Iván y Matías, ambos surgidos en River y actualmente en Europa. Y Diego Alonso, el “Tornado”, es primo de ellos.

LOS PERRONE: Ambos surgidos en Danubio, tanto Rafael como Diego tuvieron otra camiseta en común: la de Nacional. Hoy que Diego volvió están juntos en La Franja, ya que el Rafa dirige la Escuelita. Pero hay más parientes. Álvaro Recoba se casó con Lorena Perrone, por lo que es yerno del Rafa y cuñado de Diego. Y Fabián, hermano del “Chino”, también fue jugador, coincidiendo con su hermano en Nacional, en 1996.

LOS BARRIOS: El “Chifle” tiene a su hijo Jorge en Central, pero también su sobrino es futbolista: se trata de Jorge Martínez, el “Malaka”, hoy en Catania.

VARIOS PAPÁS FUERON TÉCNICOS DE SUS NENES

Ya hubo un caso de padre e  hijo uruguayos jugando juntos
LOS AGUIRREGARAY. En el centro, la esposa, Carlos y el bebé.

Como en el baby fútbol, también hubo casos en el fútbol profesional de padres directores técnicos en equipos donde jugaban sus hijos:

LOS CABRERA
Sergio, ayudante técnico de Jorge Da Silva, es el padre de Rodrigo Cabrera, recientemente ascendido al plantel principal de Defensor. Por si fuera poco, el pibe resultó ser nieto del “Pepe” Sacía, una gloria de esta misma institución.

LOS AGUILERA
Cuando en 1989 fue cesado Mazurkiewicz como DT de Peñarol, antes que asumiera “Cata” Roque, dirigió interinamente Carlos Aguilera, el padre del “Pato”. Fueron sólo dos partidos por el Torneo Competencia, y en el primero alinearon jugadores suplentes. Pero en el segundo se dio un caso histórico: el 30 de abril de 1989 Peñarol goleó 6-0 a Liverpool con 4 goles de Carlos Aguilera, el hijo del técnico.

YELADIAN, MÖLLER, RIBAS
En 2006/07 e inicios del torneo siguiente, el DT de Bella Vista era Apraham Yeladian, y el enganche del equipo era su hijo, Cristian.

El Dr. Raúl Möller fue el DT de su hijo Ricardo, que jugaba como zaguero en Cerrito. Coincidieron en el ascenso del 2003 y en la “A” en 2004.

Julio Ribas dirigió a la Sub 20 de Juventud, Campeón del Mundo de Clubes en Viareggio. Su hijo, Sebastián, no sólo integraba el equipo sino que fue el goleador del Mundial, y fue adquirido por el Inter.

LOS CUBILLA
Luis Cubilla dirigía a River argentino en 1984, y se llevó a su hijo, también llamado Luis, aunque el pibe no llegó a jugar en Primera.

¡TRES GENERACIONES!

La rica historia del fútbol uruguayos alberga casos de tres generaciones de futbolistas en una misma familia:

LOS CUBILLA: Luis Cubilla jugó en los dos grandes del Uruguay. Sus hijos Luis y Ricardo vistieron la blusa carbonera. Y el nieto del “Negro”, Rodrigo Cubilla, también jugó en Peñarol, se fue y ahora volvió. Tres generaciones de Cubilla con la misma camiseta.

LOS PAZ: Aníbal Paz, campeón de Maracaná, defendió el arco de Nacional durante muchísimos años. A mediados de los ’60, su hijo Jorge también atajó en los tricolores. Y en 1988 el nieto, también llamado Aníbal Paz, fue el tercer arquero de Nacional e integró la lista de 25 en la Libertadores. Tres generaciones, y todos arqueros del mismo equipo.

LOS FORLÁN: Diego es hijo de Pablo (foto), pero también es nieto de Juan Carlos Corazzo, quien fuera técnico de la selección uruguaya en varias oportunidades.

LOS AGUILERA: Carlos Aguilera padre llegó a dirigir a su hijo en un partido de Peñarol en 1989. La tercera generación es Federico Aguilera, hijo del “Pato”, que jugó últimamente en Fénix.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: